betrta soy yo poster

Horas ya antes de su muerte, la luchadora social Berta Cáceres nos anotó los nombres de los intereses corruptos que se confabularon para matarla. Usando esa clave, el documental arma el rompecabezas para asistir a Berta a solucionar su propio asesinato.

Berta soy yo: un reportaje de Katia Lara

El reportaje estaba en medio de la producción cuando, el tres de marzo de dos mil dieciseis, Berta Cáceres fue asesinada en su casa por sicarios.

La productora y directiva Katia Lara relata que compartió la tarde precedente con la ambientalista y platicaron sobre el desarrollo del proyecto.

«No la mataron únicamente por ser ambientalista, por el hecho de que el ambientalismo en muchas ocasiones se reduce a sembrar árboles. Ella iba alén de eso, del feminismo incluso», dice Katia.

La activista denunciaba continuamente a los actores de los sectores público y privado y de la banca nacional. Habitualmente patentizaba de qué manera estos no prosiguen las normativas, sin importarles lo que opinen los pueblos originarios, ni les importa corromper personas para cumplir sus objetivos.

La productora sabía que, luego del deceso de Berta, el reportaje debía involucrar aquellas consignas que el pueblo chillaba representando a Cáceres: Berta no murió, se multiplicó; Berta se hizo millones; Berta soy yo; Los que que mueren por la vida no pueden llamarse fallecidos.

Más que un nombre, es un pacto de compromiso sellado por la vida de la guerrera incansable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.