(CNN Español) –– Integrantes de la Comisión de la Mujer, la Niñez, la Juventud y la Familia de la Asamblea Nacional de Panamá entregaron este lunes al jefe del Ministerio Público un informe sobre supuestos abusos a menores de edad, que estaban bajo la responsabilidad del Estado en albergues infantiles Del país.

La institución ya había abierto una investigación de oficio el viernes 12 de febrero. Esto ante las publicaciones en los medios.

El abogado de La Nación, Eduardo Ulloa, dijo en conferencia de prensa que la comisión aportó supuestas pruebas de los abusos. En ese sentido, el funcionario se comprometió a agilizar el asunto.

El documento en cuestión surge de una serie de denuncias recibidas por la comisión integrada por diputados. Durante su comparecencia en la fiscalía, los diputados dijeron que durante la investigación en el terreno habían encontrado casos de funcionarios que no habían hecho su trabajo. También señalaron que encontraron niños que sufrieron maltratos e incluso abusos sexuales.

«Le hemos pedido al Fiscal General, al Fiscal General, que proceda con estas investigaciones. Y respetuosamente creemos que una parte importante es ordenar, también procesalmente, el cierre de estos albergues», dijo el tribunal. La diputada Kayra Harding, miembro de la Comisión.

Comprometidos tras denuncia de presunto abuso infantil

Por su parte, la diputada Walkiria Chandler aseguró que varios de estos centros de acogida, que están bajo la supervisión de la Secretaría Nacional de la Niñez, la Adolescencia y la Familia y algunos de los cuales reciben subsidios estatales, se han convertido en “depósitos para niños en condiciones infrahumanas”.

“Hasta el día de hoy, hay menores que continúan siendo violados. Y todavía hay administradores de estos refugios que subsidian y profanan cómodamente a estos menores”, dijo Chandler. Sin embargo, dijo que la comisión no daría detalles públicamente para no viciar el proceso.

Ante estas declaraciones, el abogado Ulloa se comprometió a tomar las medidas de protección necesarias para garantizar el bienestar de los menores. Destacó que investigarán si los responsables han cumplido con su obligación en estos centros de menores. Además, buscarán determinar si las labores de vigilancia y control correspondientes a cada establecimiento se han realizado de manera efectiva.

Ante las acusaciones, la Secretaría de la Niñez emitió un comunicado. En el comunicado, prometió tomar «medidas administrativas, legislativas, judiciales y de otra índole» para garantizar que «los hechos del pasado, según el informe publicado por la Asamblea Nacional de Diputados de Panamá, no vuelvan a ocurrir, vulnerando los derechos de la niñez y la adolescencia bajo medidas de protección”.

Por su parte, el Departamento de Desarrollo Social, dependiente de la Secretaría de la Niñez, dijo en un comunicado que repudia «cualquier acto que viole los derechos humanos» de los menores. También explicó que realiza seguimientos e intervenciones para verificar el cumplimiento de los estándares de calidad de los albergues.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.