La organización gremial UNO Logística y Transportes ha mostrado su «rechazo absoluto» a la tasa del Ayuntamiento de Barcelona para gravar a las empresas de reparto a domicilio que cobran más de un millón de euros al año por los envíos a destinos finales, conocida con el nombre de «tasa Amazonas».

En un comunicado de prensa de este miércoles, la patronal criticó que se trata de un impuesto «discriminatorio» que encarece un servicio de interés económico general y reduce las alternativas de venta de las empresas distribuidoras de todos los tamaños.