(CNN Español) — Una manifestación de comunidades indígenas en el centro de Bogotá el miércoles provocó la intervención de la policía nacional en la que el Escuadrón Móvil Antimotines (Esmad) lanzó gases lacrimógenos y bombas de sonido contra los indígenas, incluidas mujeres embarazadas y niños, que han sido viviendo en el Parque Nacional desde hace meses pidiendo garantías de alimentación, salud y vivienda, denunció la ONG Temblores, que monitorea violaciones de derechos humanos.

«Hubo una intervención que realmente fue muy desproporcionada. Se escucharon más de 10 aturdimientos en unos minutos», dijo a CNN Alejandro Rodríguez, coordinador de la plataforma Grita de Temblores, que rastrea los casos de fuerza excesiva por parte de la policía. . .

“Sabemos que en la comunidad (indígena) hay muchos jóvenes, muchos niños, muchas mujeres embarazadas con una serie de problemas internos que existen, pero no hay justificación para intervenir y utilizar estos dispositivos de bajo poder”. armas letalidad con la presencia de una población vulnerable, como la población indígena”, agregó Rodríguez.

Como denunció Temblores -retuiteando un video que muestra el parque nacional con mujeres y niños huyendo de lo que parecen ser bombas de sonido la noche del miércoles- el Esmad disparó gases (lacrimógenos) y pistolas paralizantes contra los Pueblos Indígenas.

Como informó Cablenoticias, afiliada de CNN, la protesta se desató días después de que un adolescente de la comunidad Emberá fuera atropellado por un taxista en las inmediaciones del parque nacional, cerca de donde se encuentran los manifestantes. La víctima del accidente se encuentra fuera de peligro, según la policía.

la policia responde

El coronel Herbert Benavides, subcomandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, dijo en un video subido a Twitter la madrugada del jueves que los indígenas estaban «usando niños que fueron instrumentalizados y colocados como escudos humanos». Agregó que la intervención con el Esmad se produjo luego de más de tres horas de mediación por parte del personal de convivencia que “no tuvo efecto”.

CNN ha intentado contactar a la Policía Metropolitana de Bogotá para preguntar sobre el uso “excesivo” de la fuerza, pero hasta el momento no ha recibido respuesta.

Denuncian uso de gases lacrimógenos

en un video sobre Twitter de El Tiempo retuiteado Por la Secretaría de Seguridad de Bogotá, el general Eliécer Camacho, comandante de la policía de la capital colombiana, negó que se hayan utilizado gases lacrimógenos para dispersar las manifestaciones.

“Ante la imposibilidad de usar gases lacrimógenos por la presencia de niños, seis policías del Esmad quedaron totalmente afectados”, dijo el general Camacho al diario El Tiempo, indicando que seis policías de esta brigada Móvil resultaron heridos.

Jairo Montañez, líder de las comunidades indígenas de Bacatá, que estuvo presente durante los disturbios del 6 de abril, dijo que la policía disparó gases lacrimógenos e hirió a más de 20 personas.

“Por supuesto que hubo exceso de fuerza, hubo gases lacrimógenos, pistolas paralizantes. Tiraron todo”, dijo Montañez a CNN sobre las acciones de Esmad.

Según él, la jornada comenzó con un «frenazo» con vallas publicitarias en la Carrera Séptima, en la medida en que hablaron con la gente para decirles por qué los indígenas están presentes allí. Dijo que hubo un diálogo con la policía para evitar el uso de la violencia.

«La comunidad retrocede. Y cuando la comunidad retrocede, ellos (los Esmad) avanzan», dijo Montañez, desestimando las acusaciones policiales de que los niños estaban siendo utilizados como «escudos humanos». Según Montañez, no se pudo liberar el tránsito porque aún había niños desperdigados y hubo que volver a colocar los cercos como medida de protección.

“Está mal. Les dijeron que teníamos que recoger a los niños”, dijo sobre la situación de los menores.

“Lo que separa a los niños de las calles son las rejas”, continuó Montañez. «Cuando regresábamos para quitar las cercas, avanzaron y comenzaron a lanzarnos pistolas paralizantes y (gas lacrimógeno)».

Según él, en el parque nacional están asentados 1.500 indígenas. El 40% de ellos son niños, aseguró Martínez.

La Organización Nacional Indígena de Colombia, ONIC, divulgó un video en la madrugada del 7 de abril que muestra a un grupo de personas enfrentándose con las fuerzas de seguridad, y también se puede ver aparentes gases lacrimógenos en la Séptima Avenida de Bogotá.

Senador Indígena Feliciano Valencia publicado en su cuenta de Twitter un video con el que denuncia la agresión del Esmad hacia la comunidad indígena la noche del miércoles. En este se puede ver lo que presumiblemente son gases lacrimógenos y un grupo de personas huyendo de las bombas de sonido.

Los enfrentamientos dejan varios heridos

Los enfrentamientos entre policías y manifestantes dejaron lesionados alrededor de 20 indígenas, entre mujeres y niños, 10 funcionarios de la alcaldía de Bogotá, uno de la Defensoría del Pueblo y ocho policías, informó este jueves Esmeralda Caro, funcionario de la Personería de Bogotá. En una serie de tuits, la Personería agregó que hubo registros de daños en autobuses, vehículos particulares y una ambulancia que fueron vandalizados.

“El escenario del enfrentamiento deja un lamentable reporte de heridos en mujeres, niños, funcionarios y miembros del Esmad”, dijo la Personería en un tuit la noche del miércoles.

Según Cablenoticias, afiliada de CNN, la protesta se inició días después de que un adolescente de la comunidad Emberá fuera atropellado por un taxista cerca del parque nacional. La víctima del accidente se encuentra fuera de peligro, según la policía.

La Personería de Bogotá dijo este miércoles que comunidades indígenas acampadas en el parque nacional han bloqueado la carretera de la carrera 7 a la calle 36.

Quince indígenas llegaron a Bogotá a finales de septiembre de 2021 y piden garantías de alimentación, salud y vivienda.

— Con información de Gerardo Lemos, Florencia Trucco de CNN en Español.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.