Educar desde pequeños para gestionar las finanzas personales es fundamental para superar los obstáculos que puedan aparecer en el camino. Este aprendizaje le ayudará a planificar su futura jubilación y le ayudará a evitar, en la medida de lo posible, los riesgos habituales que surgen a lo largo de los ciclos económicos.

La creencia en el bienestar financiero debe comenzar en las primeras etapas. Por eso, tener conversaciones con hijos e hijas sobre temas relacionados con el dinero es fundamental para su futuro. Compartir buenas y malas decisiones con ellos desde una edad temprana, guiarlos en la gestión de su presupuesto desde una edad temprana aporta un importante valor añadido a largo plazo.

Para las familias ricas, es fundamental asegurarse de que sus hijoss están listos para hacerse cargo de su gestión Cuando llegue el momento. Cada vez hay más perfiles de padres que quieren que sus hijos tengan una gran responsabilidad con respecto a sus finanzas, lo que conlleva un cambio de actitud en las familias. Además, los jóvenes se enfrentan a un futuro financiero más incierto que la generación anterior, y esto quizás pueda ser un buen impulsor del cambio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.