La gran transformación de la ciencia actualcomo me explica el español Javier García, presidente de la Unión Química Internacional y exitoso empresario, es que algunos de los grandes descubrimientos no los hacen (solo) científicos, sino informáticos. Las máquinas superaron el test de Turing en 2018, son capaces de ofrecer rutas sintéticas indistinguibles de las de los mejores especialistas en química orgánica y algoritmo Pliegue alfa 2, desarrollado por la empresa DeepMind, logró predecir el plegamiento de proteínas a partir de una secuencia de aminoácidos. A Javier García le habían dicho en la época de universitario que esto último era sencillamente imposible.

Él inteligencia artificial abre un nuevo espacio para los descubrimientos asistidos por computadora y su capacidad de procesamiento de información, en un mundo sobreabundante de publicaciones científicas, le permite «leer» cientos de miles de documentos diariamente y establecer tendencias, anticipar, virtualizar y proponer mejores experimentos en sus “colegas” humanos.

Es en este contexto que el reciente anuncio de Meta, antes conocido como Facebook, de que está “democratizando el acceso a modelos de lenguaje a escala con OPT-175B”, un modelo de lenguaje con 175.000 millones de parámetros entrenados a partir de conjuntos de datos disponibles públicamente. Sus dimensiones son similares a las del sistema. AbiertoA GPT-3I, un modelo de inteligencia artificial que asombra al mundo con su capacidad para escribir diferentes tipos de texto con un nivel de calidad excepcional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.