Iberdrola realizó este viernes una emisión de bonos híbridos «verdes» en forma de bonos perpetuos subordinados por un importe total de 1.000 millones de euros, para los que recibió una solicitud de 7.000 millones de euros, según ha informado la compañía en un comunicado.

La emisión se estructuró en un único tramo, con un nominal unitario de 100.000 euros para cada uno de estos bonos. La demanda vio bajar el cupón fijo anual a 4,875%, por debajo del precio de 5,75% que había sondeado la firma en la mañana.