(CNN Español) — El líder de izquierda y candidato presidencial Gustavo Petro, quien ha ocupado cargos públicos desde joven, carga una historia que para muchos es un estigma y sus detractores no se lo perdonan: haber sido miembro del M-19, un grupo de guerrilleros desmovilizados en 1990, pero que dieron muchos golpes de opinión y desembocaron en uno de los episodios violentos más trágicos de la historia del país.

El líder de izquierda tiene una polémica vida pública marcada por su pasado revolucionario, pero también por su papel como senador y alcalde de Bogotá. En su tercer intento por ocupar el máximo cargo del país, el líder de izquierda sigue siendo criticado por sus principales opositores políticos por su paso por la guerrilla.

La historia de Gustavo Francisco Petro Urrego (Ciénaga de Oro, Córdoba, 1960) como guerrillero se remonta, al igual que su vida política, a un período convulso de la política colombiana. Petro, nacido en la costa caribe colombiana, llegó muy joven a Zipaquirá, municipio ubicado a unos 45 kilómetros al norte de Bogotá, y fue allí donde inició su trabajo en la esfera pública como personero y asesor municipal, a los 21 años. .

A esta edad también inició su paso por el grupo guerrillero urbano M-19, que fue fundado para protestar por el presunto robo de elecciones en las que perdió el exdictador Gustavo Rojas Pinilla y ganó el candidato conservador Misael Pastrana en 1970.

Debut de Petro en la M-19

Petro intentó ser presidente tres veces en 2010, 2018 y 2022. Dice que su despertar político se produjo a fines de la década de 1960 cuando vio a su padre llorar la muerte del líder revolucionario argentino Ernesto «Che» Guevara. Además, dijo, estaba conmovido por la muerte del presidente socialista de Chile, Salvador Allende, dijo en una entrevista con Reuters.

Petro se unió al movimiento 19 de abril a la edad de 18 años. Conocido como M-19, el grupo formó parte de la llamada segunda ola de movimientos guerrilleros en el país que creció en la región en la década de 1970, bajo la influencia de la Revolución Cubana.

En 1978 vivía en Zipaquirá, un pueblo en las afueras de Bogotá, cuando leyó los documentos que resumen la Conferencia M-19, según dice él mismo en su libro, Petro una vida, muchas vidas.

“Desde un punto de vista racional, su tesis era muy lógica y popular: había que reivindicar la historia del país, el alma popular. Nos era fácil entender la necesidad de esa justificación, ya que vivíamos en medio de este mundo”, escribe Petro sobre las disputas grupales.

Apenas tenía 21 años y ya estaba involucrado en la política de Zipaquirá, primero como diputado y luego como concejal.

“Fui miembro clandestino del M-19, pero realicé actividad legal en la ciudad de Zipaquirá, incluso como concejal”, le dijo a la periodista Guylaine Roujol en su canal de YouTube, Bándalos, en 2021. En esta entrevista habló sobre los hechos que lo llevaron a unirse a la guerrilla urbana.

“En Zipaquirá escribía declaraciones y las metíamos debajo de las puertas en algunas noches frías, a las 11 de la noche”, dijo Petro sobre algunas de sus primeras acciones como activista clandestino de la Eme, como llamábamos al M-19.

En ese momento, dijo, uno de los motivos que impulsó a muchos jóvenes a «tomar las armas» fue el continuo estado de sitio que vivía Colombia desde hacía años, cuyo estilo de gobierno se asemejaba a «las dictaduras militares del Cono Sur, » él dijo.

“Sin libertades, sin derechos constitucionales, con la capacidad de los presidentes de que todos fueron elegidos por sufragio universal, pero en una democracia un tanto falsa, gobernaron no por leyes, sino por decretos. Siempre con el objetivo de contener el movimiento popular”. él dijo.

En Colombia, esta figura del «estado de sitio» fue utilizada constantemente entre noviembre de 1949 y 1978, especialmente bajo la dictadura militar de Gustavo Rojas Pinilla (1953-1957), según el libro Quince años de estado de sitio en Colombia: 1958-1978, del escritor Gustavo Gallón Giraldo.

En 1984, el presidente Belisario Betancourt decretó nuevamente el estado de sitio debido a la violencia que continuaba en el país, ya que había una presencia activa de varias guerrillas que ponían en jaque al gobierno colombiano.

Ese año, el M-19 hizo los primeros esbozos de un proceso de paz propuesto al gobierno de Belisario Betancourt (1982-1986). La guerrilla exigió, entre otras condiciones, el levantamiento del estado de sitio, «que era la forma de gobierno en Colombia, que dura 25 años», dijo Petro.

Y mientras llevaba su doble vida, Petro, en 1984, aceptó ser militante del M-19 tras firmar los acuerdos de paz con el gobierno de Betancourt, y pasó año y medio en prisión por orden de la justicia penal militar.

“Estaba tratando de permanecer clandestino en Zipaquirá, lo cual fue muy difícil. Finalmente, fui capturado bajo un decreto de estado de sitio. Me llevaron a prisión. Esto significa que no he sido sentenciado legalmente.

“No fui procesado por un juez ni por los tribunales. Podría llamarlo simplemente ‘arrestado’ y por decisión de un coronel del ejército, detenido durante 18 meses. [por la] justicia militar», aseguró el actual candidato presidencial.

Los inicios de la M-19

La guerrilla M-19 era una guerrilla urbana de carácter socialista, muy diferente a la concepción comunista de otras guerrillas como las FARC.

La creación del Movimiento 19 de Abril (de ahí sus siglas) se da en 1970 “por el fraude electoral contra la Anapo”, Pedro dijo. Anapo, la Alianza Nacional Popular, fue el partido fundado por el general Gustavo Rojas Pinilla, quien fue dictador de Colombia entre 1953 y 1957.

Pero en las elecciones de 1970, cuando Rojas Pinilla se consagró como favorito y posible ganador, su oponente, el conservador Misael Pastrana Borrero, triunfó al día siguiente de las elecciones. Para este supuesto fraude se creó el M-19.

La lucha armada de esta guerrilla se apoderó de Colombia a partir de la década de 1970 y se caracterizó por «actos de trascendencia simbólica», según el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH). Entre sus acciones estuvo la toma de la embajada de República Dominicana en 1980, el robo de armas del Cantón Norte, bastión militar, a través de un túnel al norte de Bogotá, y -en un acto «simbólico», recuerda Petro-, con la robo de la espada de Bolívar.

¿De quién era esa espada?, se recordó Petro. “La espada era ni más ni menos que la del pueblo. Y realmente se la quitaron”, dijo en una entrevista con la periodista Carolina Sanín, en el programa de televisión. Tabla de capitales. El día de la firma del acuerdo de paz con el M-19 en 1990, la guerrilla le devolvió la espada a Bolívar.

La toma del Palacio de Justicia en 1985

A 30 años de la toma del Palacio de Justicia en Colombia

El M-19 lleva a cuestas una de las tragedias más dolorosas de la historia reciente de Colombia. Esta guerrilla tomó el Palacio de Justicia el 6 de noviembre de 1985, en el centro de Bogotá. Durante dos días, los insurgentes retuvieron a 350 rehenes, entre magistrados, trabajadores de la justicia y visitantes, mientras ardía el edificio.

Tras el operativo militar para recuperar el control del edificio, 98 personas murieron y otras 11 se encuentran desaparecidas.

Él oponentes políticos de Petro lo culpa de haber sido parte de lo ocurrido allí, considerado uno de los episodios violentos más trágicos de la historia de Colombia. Pero Petro sostiene que no participó en esta captura.

“Cuando ocurrieron los hechos de la toma violenta del Palacio de Justicia y la toma aún mayor y mucho más violenta del Estado del Palacio de Justicia, fui torturado en una caballería del ejército en la ciudad de Bogotá. niño en ese momento y fue a la cárcel después de la tortura”, dijo Petro a CNN en 2013.

Foto de archivo. Soldados del ejército colombiano protegen a un grupo de jueces que salían del juzgado de Bogotá, ocupado el 6 de noviembre de 1985 por un comando guerrillero del movimiento M-19. Las tropas gubernamentales atacaron y mataron a más de 100 personas, incluidos 11 jueces. Luego de este evento, se formaron escuadrones de la muerte paramilitares para ejecutar a los opositores al gobierno. (Crédito: AFP vía Getty Images)

Petro dijo que con la toma del Palacio de Justicia, el M-19 buscaba “denunciar a Belisario por haber roto el acuerdo de paz que había firmado con este grupo. Y quería relanzar el proceso de paz y el diálogo nacional con la presión de las armas”.

La desmovilización del M-19

Con la firma del acuerdo de paz y la desmovilización del M-19 en su totalidad, Petro entró en un nuevo capítulo político.

El M-19 se sumó a un proceso de paz con el gobierno de Virgilio Barco, ya que éste declaró “que la guerra no era la solución y decidió deponer las armas”, especifica la CNMH. El acuerdo se firmó el 9 de marzo de 1990.

Él La historia de esta guerrilla marcó “hitos políticos como posteriores procesos de participación política” tanto en el partido que nació tras la firma de los acuerdos” como el nacimiento de muchos líderes” en otros movimientos y partidos políticos, según el Centro de Memoria Histórica.

Después de la desmovilización, el actual candidato presidencial estudió en una universidad privada con una beca y ocupó varios cargos públicos.

Fue asesor del gobierno de Cundinamarca y diputado a la Cámara en la década de 1990. Por razones de seguridad tuvo que exiliarse y fue nombrado diplomático por el gobierno de Samper, en 1994, e intentó sin éxito ser alcalde . de Bogotá, en 1997. Posteriormente, logró ser electo diputado a la Cámara, en 2002. En 2006, fue senador por el partido Polo Democrático Alternativo. Fue alcalde de Bogotá en 2012.

Fue tres veces candidato presidencial. En 2018 fue el segundo candidato más votado frente a Iván Duque, en una campaña muy polarizada.

Con información de Fernando Ramos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.