«Julio me tocó el culo». La «fricción» no está incluida en «Oye, Julio Iglesias y la conquista de América», de Hans Laguna, publicado por Contra. El problema me lo contó hace 26 o 27 años un periodista de televisión, entonces muy popular, que había ido a cubrir una rueda de prensa del cantante en Madrid. Iglesias, ante el elogio de la multitud, aprovechó la trifulca para enviar un mensaje a la conductora del momento. ¡Sepa que yo sé quién es usted! ¡Trátame bien con mi récord!

El donostiarra Toni Llácer, que firma bajo seudónimo esta interesantísima biografía de Julio (78), aborda la figura de Iglesias desde el punto de vista de alguien que forma parte del planeta musical y de su compañía. Llácer, Doctor en Filosofía, acompañó a Nacho Vegas (47) como instrumentista y también fue productor.

Lástima la reciente muerte por covid de Alfredo Fraile -Recomiendo escuchar la entrevista que le dedicó Carlos Galán en su enciclopedia sonora Simpatía por la industria de la música.– a saber, la opinión que tendría del libro el excuñado de José María García (78 años). Lo que pensaba de Julio, a quien el autor suele llamar «Julito», lo sabemos por sus memorias. secretos confesablesdonde habla de Adolfo Suárez, a quien asesoraba, pero a quien embarca, bueno, con Julio. D’Iglesias, cuenta Llácer/Laguna, que telefoneaba todos los días a la clínica donde estaba internado Fraile para preguntar por su evolución, y cuando se enteró de su muerte, se desplomó como un torero al que le huele mal el cuerno rapado en el fémur.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.