(CNN)– Episodios violentos en 2021 han puesto a Cota 905, un área de clase trabajadora en el oeste de Caracas, en el centro de atención mundial, y el presunto líder de la pandilla más prominente entre esas autoridades dice que participó en los episodios. Se trata de Carlos Luis Revete, alias «El Koki» (también llamado «El Coqui» o «El Coki»). El Koki fue asesinado por las fuerzas de seguridad venezolanas, según el gobierno.

Revete ha sido identificado por el gobierno de Nicolás Maduro como el líder de estructura criminal que controla Cota 905 y que influye en barrios y urbanizaciones cercanas a la Cota 905 como La Vega, El Paraíso, El Cementerio o Quinta Crespo.

“La información que tengo es que Revete es el líder de la pandilla desde por lo menos el 2015. Ya ese año los informes oficiales lo citan como el líder de la pandilla, y la primera operación de liberación del pueblo, muy cuestionada por la máxima comisionada Bachelet, tenía su escena en la Cota 905 y pretendía neutralizar a Revete”, dijo a CNN Javier Mayorca, consultor de seguridad ciudadana y miembro del Observatorio Venezolano de Crimen Organizado, en una entrevista en línea de 2021.

Un miembro del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Criminalísticas y Criminalísticas (CICPC) apunta su arma cuando ingresa al barrio El Valle cerca de Cota 905, durante enfrentamientos con presuntos miembros de una banda criminal en Caracas, el 8 de marzo. Julio de 2021. (Crédito: Youri Cortez/AFP/Getty Images)

Sin embargo, Ronna Rísquez, reportera de investigación del crimen organizado y coordinadora editorial del Monitor de Víctimas, le dice a CNN que la pandilla Koki no es la más grande en Cota 905 —en este caso, sería el «Tren de Aragua»—, y que Revete no es el líder de la megabanda a la que pertenece. Carlos Alfredo Calderón Martínez, alias “El Vampi”, sería el verdadero líder, según sus investigaciones.

Pero Koki es la figura más destacada de esta organización criminal, según Rísquez, e incluso las autoridades han ofrecido recompensas de entre US$20.000 y US$500.000 por información que conduzca a la captura de miembros de la “pandilla Koki”.

Pero, ¿quién era exactamente El Koki, el criminal que mantiene en vilo a Caracas y al gobierno de Maduro?

Según InSight Crime, un grupo de expertos sin fines de lucro que rastrea el crimen organizado en América Latina y el Caribe, Revete nació en 1978 en los barrios populares de la capital venezolana, pero poco se supo de él hasta 2013, cuando fue acusado de El asesinato de Greiber. Danilo Alonso Lucas en la Cota 905.

Revete, prófugo de la justicia, no se ha pronunciado públicamente sobre el cargo y CNN no ha podido determinar si tiene representación legal. Rísquez agrega que nunca ha estado en la cárcel ni bajo custodia policial.

Koki

La recompensa ofrecida por el gobierno venezolano por la captura del “Koki” (Crédito: Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información)

En ese momento se creía que pertenecía a una pandilla llamada “Los Chiches”, y en 2014 se convirtió en el segundo al mando de esta organización liderada por Jesús Alberto Ramos Caldero, alias “El Chavo”, dice InSight Crime.

La subida del Koki en la Cota 905

El Chavo murió en un enfrentamiento con el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) de Venezuela en 2015, según InSight Crime, luego de lo cual El Koki tomó las riendas de la pandilla para continuar con el proyecto de su antecesor: unir a los bandas violentas de la Cota 905 para enfrentarse a la policía. Este fue, señala InSight Crime, el origen de las «megapandillas» compuestas en ese momento por más de 50 miembros y una organización más grande.

“Koki siguió siendo el líder absoluto del nivel 905, y este liderazgo se convirtió en un imán para otras bandas que operaban en Caracas. Estas bandas del valle se aliaron con el liderazgo de Revete.

En 2015, el gobierno de Maduro incluyó a la Cota 905 en el programa conocido como “Zonas de Paz” dentro del Movimiento por la Paz y la Vida -impulsado por el Ministerio del Interior, Justicia y Paz-, por el cual las autoridades cedían territorio a organizaciones criminales a cambio para una reducción de la violencia, señala InSight Crime.

“Las ‘zonas de paz’ ​​aparecieron en 2013, fuera de Caracas, en algunas zonas violentas de Mirada, Valles del Tuy y Barlovento, por iniciativa del viceministro José Vicente Rangel Arévalo. La idea era lograr un acuerdo de pacificación para reducir la índices de violencia”, agrega Rísquez.

Tiroteos en Venezuela dejan 26 muertos y 27 heridos 3:29

El investigador venezolano informa que el programa tenía como objetivo lograr que las bandas criminales depusieran las armas y abandonaran sus actividades delictivas, a cambio de recibir del gobierno insumos y recursos para las comunidades. Sin embargo, durante las negociaciones, las pandillas exigieron que la policía dejara de ingresar a sus barrios.

“Y aparentemente aceptaron eso. No hay un acuerdo firmado, pero hay evidencia de que la policía no ha regresado”, dice Rísquez.

«Y uno de los acuerdos, para detener la agresión entre pandillas, se convirtió en una alianza. Entendieron que no debían ser enemigos entre ellos, sino que el verdadero enemigo eran las fuerzas de seguridad. Refuerzo de megapandillas».

El contexto de «Zonas de Paz»

En Cota 905, las «zonas de paz», nombre con el que ahora se las conoce pero que no consta en ningún documento oficial, fueron interrumpidas en 2015 como parte de la sangrienta Operación Liberación del Pueblo (OLP) lanzada por el gobierno venezolano. , que mató a muchas personas en la Cota 905, donde según un informe de 2018 de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la policía es fuertemente resistida por la población por su violencia y arbitrariedad.

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, rechazó «categóricamente» el informe de 2018, cuestionándolo en un Liberación por su «metodología altamente cuestionable» y lo calificó de «farsa mediática».

premio-koki-caracas-confrontaciones.jpg

Miembros de la Dirección de Inteligencia y Estrategia llegan a una avenida de Caracas durante enfrentamientos con una presunta banda criminal en la colonia La Cota 905 el 8 de julio de 2021. (Yuri Cortez/ AFP/ Getty Images)

Según Insight Crime, en 2017 se reactivó la “Zona de Paz” en la Cota 905, lo que redujo la violencia en el corto plazo pero permitió pandillas como las de Revete, quien es visto como un “benefactor” entre los vecinos de las colonias populares. , acumulan armas y consolidan sus economías criminales.

Mayorca, sin embargo, advierte que ‘Zonas de Paz’ finalizó en 2015 tras generar ‘un enorme deterioro de las zonas y crecimiento de las pandillas’, y subrayó que lo que luego existió en la Cota 905 no debe ser tomado en cuenta como parte de este programa y que más bien fue un «acuerdo, un acuerdo de no agresión» entre la pandilla Koki y las autoridades.

«En los meses previos a la pandemia, logró una reducción significativa de la violencia criminal en esa zona. Esa fue su parte del trato. La otra parte es que la policía no se involucró allí», dijo.

El auge de las «megabandas»

En ese contexto, El Koki se habría convertido en uno de los hombres más poderosos de la Cota 905, formando parte de una megapandilla que sumaría 180 hombres (contando los que integran todas las bandas que la componen, y que se dedican al narcotráfico). ), drogas, secuestro y extorsión y robo de vehículos en diferentes barrios de Caracas, según InSight Crime Mayorca y Rísquez coinciden en que el secuestro fue una de las actividades más importantes que realizó la banda Revete.

el sueño también es buscado por asesinato por la justicia en Venezuela, según el Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información. Y es que, según InSight Crime, a Koki también se le acusa de hurto y narcotráfico, entre otros delitos, aunque Rísquez señala que en Venezuela cada vez es más difícil acceder a documentos oficiales que confirmen estos cargos. No está claro cómo se declara culpable de estos cargos.

Sus aliados más importantes serían El Vampi, presunto líder de la banda, y Garbis Ochoa Ruiz, alias “El Garbis” y lugarteniente de Vampi, al mismo nivel jerárquico que Koki, según Rísquez.

Un miembro de la Policía Nacional Bolivariana señala un posible objetivo luego de enfrentamientos con presuntos miembros de una banda criminal en el barrio Cota 905, en Caracas, el 9 de julio de 2021. – Las fuerzas de seguridad venezolanas ingresaron el viernes a cuatro barrios empobrecidos desde la capital Caracas buscando para poner fin a jornadas de enfrentamientos con bandas armadas que dejaron varios muertos. (Foto de Federico PARRA / AFP)

El investigador de delincuencia organizada también arroja luz sobre los vínculos de esta megabanda con los “pranes”, líderes de organizaciones criminales en las cárceles venezolanas. “Uno de los más importantes está en la Penitenciaría General de Venezuela, este penal de Guárico es el origen de las primeras y más importantes megabandas”, dice.

Para Mayorca, en cambio, El Vampi y El Garbis son solo aliados de los Koki, miembros de una «especie de confederación» creada por Revete.

Según InSight Crime, El Koki parece haber hecho un trato con el gobierno de Maduro en el pasado, ya que tendría impunidad para operar en nombre de las fuerzas de seguridad, quienes en sus operaciones en la Cota 905 suelen tener como objetivo a las bandas enemigas de Reveal. Delsa Solórzanopresidente del partido Encuentro Ciudadano, denunciado a principios de julio en un tweeter que «Koki sigue haciendo de las suyas bajo la mirada cómplice de la dictadura»

Mayorca sostiene que el trato se rompió a fines de 2020, cuando El Koki comenzó una expansión hacia una parroquia cercana, La Vega, donde encontró resistencia armada. “No pasó el mismo proceso que con las pandillas del Valle, eso llevó a que se ordenara intervenir, porque cuando el Estado lo propone, no hay vuelta atrás”, dijo.

Al mismo tiempo, ha logrado evadir la captura o la muerte en numerosas ocasiones y parece estar explotando iniciativas contradictorias del gobierno de Maduro, según InSight Crime.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.