(CNN Español) — La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos dijo este domingo que la “jefatura de policía de los curas” en Nicaragua “reconfirma que “nadie se libra de la persecución incesante de la divergencia” y el “exigencia de justicia”, para agregar ahora “ La libertad de religión se suma a la restricción de los derechos humanos”, dijo el Alto Comisionado en un comunicado publicado en su cuenta de Twitter.

Las conferencias episcopales de Nicaragua y otros países centroamericanos se sumaron a las críticas luego de que el obispo de la diócesis de Matagalpa y administrador apostólico de la diócesis de Estelí, monseñor Rolando Álvarez, anunciara este jueves que iniciaba una jornada de oración, exorcismo y ayuno. sobre agua y suero, para exigir a la Policía Nacional que respete sus derechos.

Monseñor Álvarez denunció que agentes de esta fuerza lo seguían día y noche. La policía no informó los motivos de su presencia frente a la iglesia Santo Cristo de las Colinas, donde se encontraba Álvarez, hasta la mañana del lunes. Monseñor Carlos Avilés, vicario general de la arquidiócesis, dijo a CNN el lunes que Álvarez partió hacia Matagalpa “escoltado por patrullas policiales”. CNN ha solicitado información a la policía a través del departamento de relaciones públicas, pero aún no hemos recibido respuesta.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua, en un comunicado emitido este domingo, dijo expresar su “solidaridad y cercanía con nuestro hermano Monseñor Rolando Álvarez, quien se preocupa por su seguridad personal y la posibilidad de vivir y celebrar su Fe y llevar a cabo su labor pastoral”. misión en un clima de paz. Como Iglesia fiel a nuestra misión cristiana, estaremos siempre dispuestos a contribuir al bien común, a la reconciliación y a la fraternidad de los nicaragüenses».

¿Debe Biden invitar a Cuba, Nicaragua y Venezuela a la Cumbre de las Américas? 2:51

Por su parte, la Conferencia Episcopal de Costa Rica expresó este sábado otra declaración de «solidaridad y oración» con la Iglesia y el pueblo de Nicaragua, «especialmente en tiempos de prueba», y rogó a Dios que «les permita permanecer fieles a su misión y concédeles un espíritu de sabiduría.

La Conferencia Episcopal Panameña expresó su apoyo no solo a Álvarez sino también a un sacerdote de Masaya que denunció tener su iglesia rodeada por policías: “Nos unimos a la oración para que la persecución de Monseñor Rolando y el Padre Harving Padilla, párroco de San Juan Bautista en la ciudad de Masaya quien se limitó a vivir y celebrar su Fe en un ambiente de libertad y paz”.

Asimismo, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) señaló que el obispo Álvarez “a través de sus mensajes estuvo presente en los momentos más difíciles a nivel nacional, por ejemplo en los primeros días de la pandemia, quiso realizar acciones con un grupo de médicos, atención y prevención del coronavirus, y el régimen lo ha prohibido”.

El Cenidh también afirmó que Álvarez “en sus homilías siempre habla de justicia, libertad, democracia y derechos humanos para Nicaragua. Por eso lo quieren silenciar, pero no lo lograrán”.

El Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos (Telcor), ordenó a las empresas de cable eliminar de su oferta la señal del Canal Católico de Nicaragua, según informó la empresa Claro. Telcor no ha explicado oficialmente las causas de la medida. CNN ha solicitado comentarios del Consejo de Ciudadanía y Comunicaciones del gobierno, pero aún estamos esperando una respuesta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.