(CNN Español) — La justicia federal en Argentina ha avanzado en las últimas semanas en una investigación sobre la supuesta tala ilegal del árbol conocido como palo santo, en una red que incluye a exfuncionarios encargados de la protección ambiental.

palo santo sudamericano (bulnesia sarmientoi) es un árbol de hasta 15 metros de altura, con troncos delgados, de entre 20 y 40 centímetros de ancho. Su madera es dura y fragante, de color marrón claro. Se vende en rollos y su sacrificio requiere

el uso de motosierras para evitar cortar o dañar los troncos, dijo a CNN uno de los abogados involucrados en el caso judicial.

la bulnesia sarmientoi comparte su nombre popular con otro árbol también conocido como palo santo, la «madera sagrada», que se quema para la aromatización energética popular de los ambientes, pero que proviene de otra especie llamada Bursera graveolensque crece en Centroamérica, según publica New York Times.

En contraste, el palo santo del Gran Chaco sudamericano crece solo en partes de Brasil, Paraguay, Bolivia y Argentina, y se usa para muebles, pisos y artesanías, excepto tanto para la producción local como para la exportación a los mercados asiáticos.

Su uso también está destinado a la industria farmacéutica, en la producción de aceites esenciales, explicó a CNN Juan Pedro Cano, exdirector nacional de Bosques de Argentina.

A partir de 2006, el Ministerio de Medio Ambiente de Argentina comenzó a endurecer los controles sobre el comercio internacional de palo santo «para detectar exportaciones ilegales, basadas en permisos de extracción vencidos y adulterados y cuotas otorgadas por provincia». donde crece esta especie y que las autoridades nacionales consideraron «inexactos y/o sobreestimados», como explica la dependencia en un documento sobre el Plan Estratégico Nacional para el Manejo Sostenible de Palo Santo.

El interés de las autoridades se basó en las estadísticas: a partir de 2006 comenzaron a observar que la producción de rollos de palo santo iba en aumento en Argentina y se destinaba al comercio internacional, sobre todo a la exportación a países asiáticos, según el citado documento.

En 2010, la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), un acuerdo internacional entre países que tiene como objetivo controlar el comercio internacional de especímenes de animales y plantas silvestres, incorporó la

bulnesia sarmientoi en su lista roja, para asegurar que su comercio internacional sea regulado por las autoridades y evitar que la especie esté amenazada de extinción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.