El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, canceló el lunes una reunión para escuchar los reclamos de los ambientalistas de «Selvame del Tren», y señaló que algunos invitados habían dicho que no irían. Sus integrantes señalan que esta emblemática obra de gobierno fragmentará la selva y provocará daños irreversibles en el suelo, el agua y la biodiversidad, y que acelerará la urbanización del sureste mexicano. Carmen Aristegui conversó con Rodrigo Medellín, investigador del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) e integrante del grupo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.