(CNN Español) — El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires destituyó a tres policías y pidió a la Justicia que abra una investigación tras la confusa muerte de un joven de 17 años en un caso que su familia califica de «gatillo fácil» y que abrió un debate sobre las actuaciones. de la policía, a la que también se sumó el presidente Alberto Fernández.

Lucas González falleció el jueves. Su última actividad fue un entrenamiento de fútbol la mañana de este miércoles en el club Barracas Central, en el sur de la capital. Después de la práctica, policías vestidos de civil comenzaron a perseguirlo a él ya otras tres personas. En circunstancias aún no establecidas por las autoridades, González recibió un disparo en la cabeza y murió 24 horas después. Su familia exige justicia. El gobierno de la ciudad de Buenos Aires ha pedido a las autoridades judiciales que investiguen el caso.

El Departamento de Seguridad y Justicia dijo que los oficiales circulaban por el área del club Barracas Central «en un automóvil no identificable». Observaron que cuatro jóvenes iban a bordo de una camioneta, los interceptaron y pidieron su identificación, aunque se desconoce la causa que motivó esta maniobra policial.

El informe oficial sostiene que el conductor de la camioneta donde iban los jóvenes habría acelerado para intentar huir y, en consecuencia, inició una persecución. Finalmente, dos agentes de una comisaría de barrio lograron detener la furgoneta. En el interior, encontraron a González con un disparo en la cabeza. El joven fue derivado al hospital, aunque falleció 24 horas después.

“Tan pronto como supimos del hecho iniciamos el sumario administrativo, desarmamos a los efectivos, los apartamos de la función operativa y los pusimos a disposición de la Justicia”, dijo el Ministro de Justicia, Seguridad y Justicia de la Ciudad, Andrés D’Alessandro.

Los policías involucrados aún no han declarado ante el tribunal ni han hecho declaraciones públicas sobre los hechos.

La madre de Lucas iba a visitar al presidente Alberto Fernández ese jueves por la tarde. Sin embargo, su hijo falleció horas antes del encuentro pactado en Casa Rosada. Al respecto, Fernández envió sus condolencias y publicó un mensaje en su cuenta de Twitter: «No es posible que los policías que deben estar al servicio de la seguridad de los argentinos acaben con la vida de las personas que deben proteger». .

El velorio del joven de 17 años se realizará este viernes y se esperan marchas para apoyar a su familia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.