Guille Viglione tiene razón cuando dice que no somos los mismos despues de la pandemia. Podemos equivocarnos, fingiendo que todo sigue igual, pero la realidad es que todos estamos un poco más desgastados después de más de dos años rodando entre mascarillas y mensajes trillados. Tiene razón también cuando desliza que días como los vividos en este club creativo El 2022 nos acerca un poco más a esta fraternidad que, al menos a mí, aún extraño un poco. Es un espejismo o no, volver a ver el Kursaal completo en los Premios Nacionales de Creatividad o las calles del Casco Viejo de San Sebastián con jóvenes creativos con varias cervezas de más, entre otras cosas, se siente un poco más como lo que nos alegra a todos. Sólo por eso merece la pena peregrinar a San Sebastián todos los años.

Si recuerdo algo de lo que pasó, es un nombre: cáscara mojada. El homenaje recibido por el eterno director general del festival es de los que marcan los ánimos. Pocas veces he visto gente aplaudiendo tan convencida y emocionada. No es para menos. Y no en vano el festival trascendió los códigos canónicos de un homenaje y, con la genial Belén Coca a la cabeza, cantó el «Nada de esto fue un error» de Coti pero afinado para Concha. Momento mágico que precedió en pocas palabras a la celebración que hizo valer la profesión de creador. Incluso el mejor presentador que pudo tener el festival, David Broncano, se entregó a los muchos años al frente del Creative Club, arrodillados y besándose las manos incluidos. Por todo ello, Adrián Mediavilla ha creado tendencia con una camiseta dedicada a Concha que, de haber estado a la venta al estilo Primavera Sound, hubiera sido todo un éxito.

Hubo otros grandes momentos. El Niño de Elche fue una de las mejores actuaciones que he visto en un festival publicitario.. Honesto y sincero, a la altura de la ocasión, dejándonos boquiabiertos a todos; casándose también a las mil maravillas con el espontáneo David Broncano. Solo él puede dirigir el festival durante tres horas con tanta facilidad, solo él puede darle al festival la puntuación exacta. Como también pudo hacer Ricardo Llavador en su discurso del viernes. Su manera de caricaturizar el mundo de la publicidad fue todo lo precisa que debía ser. Pulgares hacia arriba

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.