La marca suiza independiente de alta relojería Audemars Piguet sigue con los fastos del 50 aniversario de su Royal Oak, uno de los iconos relojeros del siglo XX y el que más satisfacciones aporta a su cuenta de resultados. La última derivada de este modelo excelso, que introdujo el concepto de reloj deportivo de acero de lujo con brazalete integrado, es una versión muy colorida y con un toque femenino, si bien es unisex.

Se trata de un Royal Oak Automático de 34 mm de diámetro fabricado en cerámica negra y con una esfera multicolor, una edición limitada a 300 unidades para la que la compañía ha colaborado con la diseñadora de joyas Carolina Bucci.

La italiana es una antigua conocida de la casa. En 2016, con motivo del 40 aniversario de la iteración femenina del Royal Oak, firmó el Royal Oak Frosted Gold de 33 mm (con movimiento de cuarzo) y el automático de 37 mm, realizados con una vieja técnica de orfebrería florentina. Consiste en golpear el oro con una herramienta con punta de diamante produciendo diminutas hendiduras en él.

Lo de Bucci con el Royal Oak había sido un flechazo. Cuentan en Audemars Piguet que se enamoró del reloj cuando lo vio en la muñeca de una perfecta desconocida en Nueva York y le rogó que la acompañase a un centro comercial para averiguar qué modelo era. El marido de la diseñadora italiana le regaló a ésta una versión de 1982 de segunda mano en oro amarillo de 36 mm por su 35 cumpleaños. Y no se separó de él.

Para Bucci no resultó nada fácil versionar el boceto del genial diseñador Gérald Genta. “Una reinterpretación moderna es más difícil y complicada de lo que parece. ¿Cómo se altera la perfección? Sin añadir nada ni quitar nada. Pero yo tenía que reinterpretar el aspecto: ¡no podía limitarme a añadir una inscripción con la frase ‘40 años’ en la esfera!”.

Este año, en su tercera colaboración con Audemars Piguet (en 2018, Bucci entregó una edición limitada de 300 unidades en oro amarillo frosted gold con una esfera espejo lisa), ha ideado un dial que a simple vista parece negro, pero que de cerca desvela un efecto espejo multicolor. Para lograrlo, ha añadido sobre la placa de latón otra placa de zafiro adornada con pequeños cuadrados microestructurados, de manera que crean ricos juegos de luz en tonos arcoíris.

En el reverso de la placa de zafiro también ha aplicado un tratamiento metalizado dorado para potenciar los reflejos sobre la esfera. Su iridiscencia varía de una esfera a otra, de modo que cada reloj es único. “Quería poner un arcoíris en el lugar más inesperado, un poco como cuando uno ve aceite flotando en un charco de la calle. Aquí aparecen todos los colores del espectro sobre un lienzo completamente negro, que en sí mismo es la ausencia de color”, dice Bucci.

Además, las iniciales AP han desaparecido de la esfera para ceder el protagonismo a la firma larga de la marca grabada sobre la placa de zafiro y rellenada con laca blanca. Esta novedad rinde homenaje al emblemático motivo tapicería de cuadrados tridimensionales de Audemars Piguet. Se presenta en un estuche también diseñado por Carolina Bucci, para que el conjunto sea redondo.

Más detalles

ROYAL OAK AUTOMÁTICO CAROLINA BUCCI EDICIÓN LIMITADA

Movimiento: automático, Calibre 5800; 50 horas de reserva de marcha aprox.
Funciones: horas, minutos, segundos y fecha
Caja: cerámica negra; 34 mm de diámetro y 8,8 mm de grosor; tornillos hexagonales de oro rosa en el bisel; fondo de titanio y zafiro con la inscripción Limited Edition Carolina Bucci grabada
Esfera: ‘zafiros color arcoíris’ con pulido espejo, índices aplicados y agujas de oro rosa con material luminiscente
Correa: brazalete de cerámica negra; hebilla desplegable de titanio
Precio: 53.000 €

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.