La Ciudad de México y sus alrededores se encuentran bajo alerta ambiental por las altas concentraciones de ozono en la atmósfera, que no solo afectan la calidad del aire, sino también a sus habitantes. En un intento por controlar la situación, el gobierno ha restringido el tránsito de vehículos y actividades al aire libre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.