En un próximo libro titulado cuéntame más cuéntame más El productor original Ken Waissman revela una artimaña que ideó para evitar que el espectáculo se cerrara antes de que llegue a Broadway. Ayudó a construir el márketing en torno al fenómeno Grease, que en última instancia es lo que hace o deshace cualquier programa».

Cuando el musical se estrenó en Broadway el 14 de febrero de 1972, «estábamos devastados», admitió Waissman.

“El negocio había aumentado cada semana de vista previa, pero aún estábamos por debajo del punto de equilibrio semanal”. recordó el productor. Las pérdidas los habían puesto a él y a su socio productor en una deuda de alrededor de 20.000 (18.900 euros), y ambos rezaban por críticas positivas en los periódicos locales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.