Para España, 1992 es un año especial. Las Olimpiadas de Barcelona y la Exposición Universal de Sevilla siguen vivas en nuestra memoria colectiva, al igual que sus respectivas mascotas: ¿el perro? Cobi y el pájaro Curro. Pero En 1992, además de muchos turistas y deportistas olímpicos, la marca de helados Häagen-Dazs también desembarca en nuestro país. que, a pesar de su nombre, no es escandinava, sino neoyorquina.

En realidad, las palabras Häagen-Dazs no significan nada en absoluto, pero fueron inventadas por Reuben y Rose Mattus, dos neoyorquinos de origen polaco, para dar cierto prestigio a su marca de helados, para diferenciarlos un poco de los demás. Pero no solo querían prestigiarlo con el nombre, sino que se propusieron hacer helados más densos, con menos aire inyectado y con ingredientes de mayor calidad. Incluso a costa de necesitar más frío para su conservación o de tener menos variedades. De hecho, la marca solo utiliza la yema de huevo como emulsionante o estabilizante, renunciando a otro tipo de alternativas.

De hecho, Reuben y Rose comenzaron con solo tres sabores: chocolate, vainilla y café. Eso sí, procurando que su sabor y textura no se parezcan en nada a los de la competencia. Luego agregaría chocolate belga y semillas de vainilla. Pero también tardó tres años en introducir el sabor a fresa, por ejemplo, porque antes de introducirlo, tenía que asegurarse de que los trozos de fresa del interior tuvieran la textura adecuada y el sabor correcto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.