Contrariamente a lo que cabría esperar, una circunstancia tan desfavorable como la guerra en ucranialo que alimentó la incertidumbre en momentos en que la economía mundial se preparaba para salir de la crisis provocada por la pandemia, no tiene un impacto negativo en el entorno de las criptomonedas, todo lo contrario.

“El gobierno de Ucrania ha desarrollado diferentes estrategias para recaudar fondos a través de criptomonedas que un país nunca antes había implementado”, dice Raúl López, Gerente de país del proveedor de servicios de criptomonedas Coinmotion. Para defenderse de la invasión rusa, el gobierno ucraniano creó monederos de diferentes tipos de criptomonedas para que cualquier persona del mundo pueda donar, y esto le ha permitido a la nación “recibir un apoyo económico vital para ellos en este momento de manera directa y rápida, sin tener que depender de ninguna agencia, red bancaria o banco central”, agrega. De esta forma, el país recibió decenas de millones de dólares.

Para el invasor, Rusia, la adopción de las criptomonedas también ha aumentado en paralelo, aunque con una motivación diferente: escapar de las sanciones internacionales que presionan su economía por la ofensiva militar en Ucrania.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.